Hace algunos años la Residencia Sagradoc Corazón de Sevilla ( www.sagradoc.es) me pidió ayuda para solucionar un problema con el acceso a Internet en su edificio de 4 plantas en que convivian 100 estudiantes. La única solución viable fue un puente WIFI a 5 GHz. En poco tiempo pudimos solucionar el problema y reestablecer el servicio, ahorrando de paso muchos costes.

 

Servicio de Internet antes de nuestra llegada

Cuando llegamos a inspeccionar el acceso a Internet del edificio nos encontramos con varios problemas.:

  • Los muros eran de hormigón, lo que hacía muy difícil la dispersión de la señal WIFI.
  • En vez de centralizar el servicio con un sólo router, se habian distribuido uno por planta, en total 5 ADSL de 6 megas. Al no estar limitado por cliente se saturaba muy rápidamente la señal.
  • Los puntos de acceso eran domésticos, los canales de las redes no estaban segmentadas y se interferían unas a otras.

Podemos decir que hubiera sido un milagro que la red funcionara, las quejas estaban a la orden del día. Nos tocaba actuar.

La solución serían al final dos soluciones: Acceso a Internet y Red WIFI.

 

Red WIFI: Aprovechando el cableado existente sustituimos los puntos de acceso por puntos Ubiquiti Unifi. En aquella época sólo había dos modelos, elegimos los Unifi LR. Distribuimos la señal inteligentemente, separando canales y controlando la potencia de los puntos. También pusimos un límite por cliente y pudimos monitorizar el uso de la red.

El controlador software de Unifi nos permitió un control de la red que antes era impensable

 

 

Acceso a Internet: Pedimos a Telefónica dar de baja las 5 ADSL y buscar una conexión de 100 megas. Pero resulta que precisamente en esa acera ninguna compañia había tirado cableado de fibra. No nos quedaba mas remedio que utilizar los Nanostation para crear un puente WIFI que cruzara la acera y nos diera los deseados 100 megas, contratando la línea de fibra en la otra acera.

Puente WIFI con Nanostation

La conexión se realizó a 5 GHz para evitar las interferencias de las redes a 2,4 GHz que detectamos por todo el vecindario. Desde la azotea y a 5 GHz no había interferencias. Eran sólo unos pocos cientos de metros así que no era un puente difícil. Los puntos de acceso se colocaron en lugares altos con línea de visión directa, se escanearon frecuencias y se eligió una que estuviera libre.

Ahora disponíamos de tres veces mas caudal de Internet, un firewall controlaba el abuso de P2P y el software de UNIFI limitaba los megas por cliente. Las cosas cambiaron, el acceso se hizo estable y tras algunos ajustes solucionamos el servicio.

 

 

 

El paso de los años

Con los años hemos ampliado la instalación. El pasar la conexión a 300 megas requirió una ampliación en el puente, instalamos los Nanobeam de Ubiquiti, ahora podíamos conseguir hasta 600 Mbps. También hemos ido actualizando el software de Unifi con nuevas versiones y puesto en marcha un switch POE de Ubiquiti.

Con el nuevo material conexiones simultáneas de hasta 115 equipos son posibles.

El contratar a Mundo Informática hizo que el servicio de Internet en mi residencia funcionara mejor que nunca. El coste del servicio de Internet bajó y en unos meses recuperamos la inversión.

Mar Sánchez Carrión Responsable de la Residencia Sagrado Corazón Sevilla

Imágenes propiedad de Ubiquiti.