Basta con investigar un poco para darse cuenta de que muchísimos aparatos o dispositivos electrónicos que usamos a diario usan microchips. Teléfonos, ordenadores portátiles, tablets y muchos más. Es cierto que no se ven a simple vista, pero dentro de ellos existen transistores cuya función es poner en marcha todos estos dispositivos. Se trata de algo pequeño pero con una gran importancia en nuestro mundo. Esa es la razón que nos lleva a contarte qué ocurre con la actual escasez de microchips y cómo puede afectar el suministro de dispositivos electrónicos.

Pero ¿qué es un microchip?

Un microchip es una pequeña estructura que almacena mucha información en apenas milímetros,  mediante uno o varios circuitos integrados (CI). Está fabricado con un material semiconductor, por lo general silicio. Fue el ingeniero norteamericano eléctrico y físico Jack S. Kilby, quien lo desarrolló en 1958 y recibió el Premio Nobel de Física en el año 2000 por este aporte que hizo historia.

¿Por qué se produce esta escasez?

Actualmente, la escasez en la fabricación y suministro de microchips se debe, a grandes rasgos, a una serie de factores, tales como:

  • Un aumento repentino en la demanda de productos electrónicos, relacionado con los nuevos hábitos y estilo de vida adoptados durante la alerta sanitaria por Covid-19.
  • La fabricación de un mayor número de productos que requieren un microchip.
  • La implementación de las redes móviles 5G  y la mayor demanda de nuevos móviles inteligentes compatibles con estas redes.
  • La creciente demanda de ordenadores y tarjetas gráficas para el minado de criptodivisas como el bitcoin.
  • Averías en instalaciones de fabricación de microchips y necesidad urgente de nueva infraestructura.

En realidad, la demanda de microchips cada vez será mayor puesto que en los próximos años más dispositivos pasarán de ser analógicos a digitales. Y no estamos hablando solo de dispositivos electrónicos como los portátiles o los móviles, sino de los termostatos, bombillas y coches inteligentes.

¿Cuándo podrá solventarse esta situación?

Al comienzo la crisis de los microchips parecía temporal, pero poco a poco se ha complicado por diversos factores. Por ello fabricantes de estos componentes en todo el mundo están realizando importantes inversiones para aumentar la infraestructura de sus instalaciones. Sin embargo no se trata de un sector sencillo y económico como otros, por lo que ponerse al día puede tomar tiempo y por supuesto requerir importantes sumas de dinero.

Esta es la razón por la que los analistas proyectan que por un tiempo seguirá existiendo escasez de microchips. Y también esperan que sus precios aumenten durante este tiempo. La situación podría resolverse a mediados o finales del año 2022. Como es natural, esta circunstancia afecta considerablemente la economía mundial, especialmente en los sectores más afectados. La producción de electrodomésticos, móviles y vehículos evidentemente disminuirá y los precios tenderán al alza si la escasez se prolonga en el tiempo.

Ante la crisis actual de fabricación y suministro de estos importantes componentes, se espera que se presente escasez de dispositivos electrónicos a corto plazo, como es el caso de estas Navidades. La recomendación desde Mundo Informática es planificar tus compras en este sector con antelación, así como cuidar de los dispositivos electrónicos que usas actualmente. Comprar tecnología o sustituir algunos repuestos podría llegar a ser una misión muy difícil, sino imposible.