Si estás buscando el portátil perfecto, es posible que te encuentres con un sinfín de información ante la que no es fácil decidirse. Aunque con seguridad llevas años usando ordenadores portátiles queremos dejarte una serie de recomendaciones acerca de lo que debes evitar al comprar un portátil.

Desde hace más de 20 años los ordenadores portátiles se han convertido en herramientas imprescindibles para estudiar y trabajar. Fueron desplazando poco a poco a los ordenadores de sobremesa, al permitir a los usuarios una mayor libertad de movimiento y comodidad. Luego ya con los móviles o smartphones y las tablets, definitivamente nos hemos consagrado como verdaderos consumidores nómadas de información.

Si has descartado por completo la opción de reacondicionar tu ordenador portátil, y conoces qué características y qué funcionalidades estás buscando en uno nuevo, no está de más repasar los errores más frecuentes que se cometen al comprar un ordenador portátil.

  1. Dejarte llevar por las ofertas y descuentos

Un portátil barato o muy económico, ciertamente no deja de ser un portátil. Pero debemos entender que es muy posible que no posea todas las características y prestaciones que estamos buscando. O peor aún también es muy posible que dure muy poco, en especial si no sigues las recomendaciones para poner a valer tu portátil. Es lo que dice el refrán: lo barato sale caro.

Nuestra recomendación es que sin perder de vista el precio, siempre revises que el portátil posea las características que buscas y satisfaga tus expectativas. Ten en mente aquellas funciones que son imprescindibles para tu trabajo habitual o tus estudios.

  1. Buscar los mejores equipos del mundo

Si te empecinas en adquirir uno de los mejores portátiles del mundo, y tienes el dinero para ello, con seguridad incluirá un montón de características y funciones increíbles. ¡Vamos, o eso esperamos después de pagar tanto por ello! El problema es que quizás no necesites todas esas características y funciones y estarás pagando mucho por algo que no aprovecharás realmente.

Si tienes claras tus prioridades, revisarás equipos que ofrecen justamente lo que buscas, sin tener que pagar más. Por ejemplo, podrías comprar un equipo con las características que necesitas y completar el tema almacenamiento usando una unidad o memoria externa.

  1. Enloquecer por las marcas

Si te gusta la tecnología, quizás te emociones al ver las especificaciones de algunas de las marcas top del momento. Nosotros también somos admiradores de los creadores de estas maravillas, pero estamos claros en que lo primero es la practicidad.

Lo primero es cubrir tus necesidades con un equipo que funcione para ti y tu bolsillo. Evitar centrarte en características increíbles y hacerlo en las funciones que realmente requieres.

  1. Olvidarte de las compatibilidades del portátil

Revisa exhaustivamente y asegúrate de que tu nuevo ordenador portátil incluye los puertos que necesitas y es compatible con la tecnología que posees y también usas. Parece obvio pero por ejemplo para conectar tu portátil a un televisor requerirás de un cable HDMI, y por supuesto que ambos equipos tengan un puerto HDMI.

Otros puertos que debes considerar son los USB de siempre, o quizás un lector de tarjetas SD. También existe la opción de que compres adaptadores.

  1. Elegir un portátil con una gran pantalla

En este punto es necesario que recuerdes que la razón por la que las personas compran un portátil es la posibilidad de desplazarse con él de un lado al otro con comodidad. También buscan ganar espacio tanto en oficinas, como en su casa o habitación. Pero todo dependerá de cuál es su actividad y para qué lo utilizan.

Si eres una persona que viaja mucho, no hace falta que te digamos que necesitas una pantalla más pequeña, de unas 13 o 14 pulgadas, por ejemplo. Ello puede reducir la comodidad en el uso del teclado pero te permitirá desplazarte con mayor soltura.

Otros usuarios que deben usar equipos de pantalla más pequeña son los niños menores de 12 años, que demandan portátiles fáciles de trasladar y livianos.

Sin embargo, si tu equipo no se moverá mucho de su lugar, puedes optar por uno de 15 a 17 pulgadas.

  1. Elegir una tablet con teclado pensando en un portátil

Las tablets a las que se le puede adaptar un teclado pueden ofrecer algunas características similares a los portátiles, pero no lo son. Pronto te darás cuenta de sus limitaciones en cuanto a multitarea, velocidad de navegación web, uso de aplicaciones y software. También sentirás que el teclado es muy pequeño por ejemplo para actividades prolongadas.

  1. Desconocer acerca de tarjetas de vídeo

Si la razón por la que quieres adquirir un ordenador portátil es usarlo para ver vídeos o para gaming, la tarjeta de vídeo es un imprescindible. En este caso, debes revisar la cantidad de memoria de video en gigabytes (GB) y también si es integrada, discreta o una combinación de ambas opciones.

La tarjeta de vídeo integrada al procesador es la más común en los portátiles de precios económicos y funcionan a la perfección para las tareas que normalmente hace un portátil. Pero si buscas más rendimiento, requerirás una tarjeta discreta y con potencia, como Nvidia y AMD.

  1. Pensar en pantallas 2K o 4K.

El 2K o 4K en la resolución de las pantallas se ha vuelto muy popular, pero lo cierto es que consumen mucha batería. Además de elevar el precio del portátil.

La recomendación es seleccionar un portátil de 1920 x 1080 píxeles. Estos tienen precios asequibles y son equipos que facilitan la lectura y trabajar en dos pantallas a la vez, por ejemplo.

En Mundo Informática te asesoramos sobre los mejores portátiles que se adaptan a tus requerimientos y se ajustan a tu presupuesto. Visita nuestra tienda o contáctanos al 954 241 381 o por WhatsApp al 630050470.