Desde hace algunos años, la educación ha sufrido innumerables cambios en sus procesos. Pero durante este 2020, este ámbito se ha visto obligado a transformarse.  Las tabletas como herramientas para la interacción y el aprendizaje destacan por sus importantes ventajas.

Tanto como recursos educativos usados en las aulas como su uso posterior en casa, las tabletas son sencillas de usar.  Poseen una gran capacidad de interacción y variadas funciones multimedia.

Existen además múltiples aplicaciones para los diferentes sistemas operativos de las tabletas (Windows, Android e iOS).  Estas aplicaciones en algunos casos gratuitas ayudan a lograr objetivos de aprendizaje específicos.

Beneficios del uso de las tabletas en el aprendizaje

Hoy en día, docentes y educadores buscan ante todo flexibilizar la entrega de información y la incorporación de conceptos e ideas e sus clases. Por su parte, el alumnado cada vez se muestra más activo y participativo.

Después de la experiencia vivida a consecuencia de la pandemia de Covid-19, lograr un aprendizaje de calidad ha requerido de mayores esfuerzos, sobre todo en el caso de los más pequeños. Una educación a distancia necesita preparar el contenido con creatividad y anticipación.

Las tabletas permiten compartir material de estudio más visual e interactivo. La idea es motivar a los alumnos a aprender a la par que disfrutan la experiencia. Es posible agregar dibujos y diagramas para apoyar la comprensión de conceptos clave. Pero además el alumnado puede participar en el proceso de manera más enriquecedora.

De esta manera, algunos de los beneficios del uso de las tabletas en el aprendizaje:

  • Pequeñas, livianas y portátiles, pueden usarse en distintos lugares.
  • Promueven una mayor participación al permitir agregar nueva información o datos adicionales
  • Guardar y revisar material de apoyo al estudio posterior a las horas de clase.
  • Facilidad de uso, incluso en alumnado de poca edad.
  • Interacción y conexión mayor entre estudiantes y profesores.
  • Mayores herramientas creativas y visuales para facilitar el aprendizaje, incluyendo el uso de aplicaciones variadas.
  • Apoyo al aprendizaje a distancia o remoto. Los estudiantes pueden completar y enviar sus deberes de forma digital.

Entonces para el cole ¿un portátil o una tableta?

Actualmente, las tabletas parecen ser la opción más apropiada para apoyar el aprendizaje de los niños y adolescentes. Una de las principales razones es la relación entre su costo y su uso. Las tabletas satisfacen las necesidades de los alumnos pero también de los docentes, quienes las aconsejan. Además, éstas ofrecen un canal de interacción social, e incluso de recreación y ocio.

El que la tableta incluya el teclado como parte del dispositivo lo hace más manejable. Su peso y volumen son reducidos. Con una buena funda y un cristal templado para cuidar su pantalla, se trata de una opción más cómoda y segura que un portátil, en especial si se trata de niños.

La mayoría de las tabletas se mantienen con suficiente batería durante un día. Algo que no podemos decir de los portátiles, cuya duración en general de 2 o 3 horas. Otro aspecto a tomar en cuenta es el encendido o arranque de las tabletas, muy similar al de los teléfonos móviles- Es posible mantenerlas operativas aunque su pantalla esté apagada.

Realizar fotos y vídeos es más fácil usando una tableta. Es cierto que los portátiles cuentan con este importante accesorio, pero suele ser algo engorroso. Por otro lado, una vez que se toman fotos o vídeos con una tableta pueden enviarse de forma muy simple. La cámara facilita la realización de video conferencias muy útiles para trabajos en grupo o incluso recibir clases online directamente con el uso de este dispositivo.

En lo que sí queda un poco corta la tableta es en su capacidad de almacenamiento. En este punto salen ganadores los ordenadores portátiles, una excelente opción para teletrabajar. Por ello es recomendable aprender a subir todo en la nube. De cualquier forma, la tableta parece tener más ventajas que desventajas para los jóvenes estudiantes.  Los educadores cada día más se decantan por las tabletas como herramientas para la interacción y el aprendizaje.